¿Cómo se construyeron las Catedrales Góticas?

¿Cómo se construyeron las Catedrales Góticas?

Nos encontramos en la era de la Europa medieval, una época en la que la religión ejercía una función primordial en el día a día de la sociedad.

El cristianismo, convertido en la fe predominante, había arraigado profundamente en esta sociedad medieval, y para satisfacer esa necesidad espiritual, el clero necesitaba construir lugares en los que los creyentes pudieran acercarse a lo divino, encontrando un espacio de conexión y comunión con Dios.

En este contexto histórico surgen los primeros templos románicos. Edificios discretos que cumplían con la función de ser espacios a los que el creyente asistía para la práctica del rezo y la liturgia, hasta aproximadamente un periodo entre finales del siglo IX y comienzos del X.

Como evolución de estos, surgen en el siglo XII las primeras catedrales góticas como verdaderos símbolos de la fe cristiana en el continente.

Estas estructuras monumentales representaban no solo la devoción de los pueblos, sino también el poder y la influencia que la Iglesia ejercía sobre la sociedad medieval.

Lejos de ser simples iglesias, estas catedrales se convirtieron en centros neurálgicos de la vida espiritual, política y cultural de la época; y a  diferencia de lo que fueron los antiguos templos románicos, estas nuevas edificaciones se caracterizaron por su exquisita belleza arquitectónica y la búsqueda de la trascendencia.

Nos encontramos en la era de la Europa medieval, una época en la que la religión ejercía una función primordial en el día a día de la sociedad.

El cristianismo, convertido en la fe predominante, había arraigado profundamente en esta sociedad medieval, y para satisfacer esa necesidad espiritual, el clero necesitaba construir lugares en los que los creyentes pudieran acercarse a lo divino, encontrando un espacio de conexión y comunión con Dios.

En este contexto histórico surgen los primeros templos románicos. Edificios discretos que cumplían con la función de ser espacios a los que el creyente asistía para la práctica del rezo y la liturgia, hasta aproximadamente un periodo entre finales del siglo IX y comienzos del X.

Como evolución de estos, surgen en el siglo XII las primeras catedrales góticas como verdaderos símbolos de la fe cristiana en el continente.

Estas estructuras monumentales representaban no solo la devoción de los pueblos, sino también el poder y la influencia que la Iglesia ejercía sobre la sociedad medieval.

Lejos de ser simples iglesias, estas catedrales se convirtieron en centros neurálgicos de la vida espiritual, política y cultural de la época; y a  diferencia de lo que fueron los antiguos templos románicos, estas nuevas edificaciones se caracterizaron por su exquisita belleza arquitectónica y la búsqueda de la trascendencia.

Únete a Cultura Fascinante
y forma parte de la comunidad
de los amantes de la historia, el arte
y el patrimonio.